8 oct. 2017

La terapia genética resulta prometedora para revertir la ceguera

El número de personas que sufren de ceguera total puede triplicarse para el año 2050 en todo el mundo, indica un estudio publicado por la revista médica Lancet Global Health. Actualmente hay 36 millones de invidentes en el mundo, pero debido al envejecimiento de la población la cifra podría llegar a 115 millones.

- Terapia génica
Ya podemos decir que es posible usar terapia génica para reprogramar células y revertir graves problemas de visión, incluida la ceguera.

En un estudio realizado en un laboratorio de la Universidad de Oxford, en Reino Unido, los investigadores han demostrado cómo podría ser posible revertir la ceguera mediante la terapia génica para reprogramar las células en la parte posterior del ojo para convertirlas en sensibles a la luz, según se informa en un artículo publicado en "Proceding of the National Academy of Sciences, PNAS".
Las células nerviosas de la retina que no son sensibles a la luz permanecen en el ojo. La autora principal de este trabajo, Samantha de Silva, y sus colegas usaron un vector viral para expresar una proteína sensible a la luz, la melanopsina, en las células retinales residuales en ratones. Los científicos monitorizaron durante más de un año a los ratones, afectados de retinitis pigmentosa, la causa de ceguera más común en personas jóvenes.
Se siguió a los individuos durante más de un año y se detectó que mantuvieron la visión durante este tiempo, siendo capaces de reconocer objetos en su entorno que indicaban un alto nivel de percepción visual. Las células que expresan melanopsina fueron capaces de responder a la luz y enviar señales visuales al cerebro. El equipo de Oxford también ha probado una retina electrónica con éxito en pacientes ciegos, pero el enfoque genético puede tener más ventajas al ser más fácil de administrar.
La investigación fue dirigida por los profesores Robert MacLaren y Mark Hankins, del Laboratorio de Oftalmología Nuffield en Oxford. De Silva subraya: “Hay muchos pacientes ciegos en nuestras clínicas y la capacidad de darles algo de vista con un procedimiento genético relativamente sencillo es muy emocionante. Nuestro próximo paso será iniciar un ensayo clínico para evaluar esto en pacientes”. 
Fuente: eurekalert.org

1 oct. 2017

Clasificación genética de la retinosis pigmentaria

Desde el punto de vista genético, se puede dividir la Retinosis Pigmentaria (RP), en dos grupos: sindrómico y no sindrómico:

- Sindrómico:
Las personas que padecen RP sindrómicas, presentan otras patologías extra oculares además de RP. El origen molecular de este tipo se encuentra en la mutación de un gen que se expresa en varios órganos además de la retina.
La funcionalidad de la proteína codificada por el gen mutado se pierde o produce un efecto patológico en varios tejidos en los que se expresa. En este caso, encontramos cuadros clínicos concretos y bien caracterizados que forman síndromes como: síndrome de Laurence-Moon, síndrome de Usher, síndrome de Alstrom, etc. Generalmente estos síndromes se transmiten con un patrón de herencia recesivo.

- No sindrómica:
La mutación causante de la enfermedad se localiza en un gen que, al estar mutado, codifica una proteína anómala cuya expresión produce solamente una patología en la retina. En un principio se ha considerado que las RP no sindrómicas se debían a mutaciones en genes de expresión específica de retina, sin embargo se ha descubierto que mutaciones en genes de expresión ubicua producen RP. Estas mutaciones son patológicas solo en la retina, y no parecen afectar a otros tejidos

En cuanto a la característica de la herencia en la RP, podemos decir que la transmisión de RP es hereditaria y puede clasificarse en diferentes categorías;

- ADRP:
Que es la RP transmitida por herencia autosómica dominante (22% de los afectados).
- ARRP:
Autosómica recesiva (20%).
- XLRP:
Cuando la retinosis se adquiere a través de anomalías genéticas ligadas al cromosoma X (15%), que es la manifestación más grave, y casos esporádicos (53%).

Fuente: Julia Torrico Angel

18 sept. 2017

OMS: Siete grandes amenazas para la salud que están escondidas en su celular

La cifra más conservadora fue entregada en junio de este año por la compañía de Marketing y Comunicaciones Digitales IMS y dice que, en promedio, las personas destinan 120 minutos diarios a estar conectados en sus teléfonos móviles.
Esa cifra, por sí misma, significa una especie de revolución: se sabía que durante los años 80 y 90 y los primeros del siglo XXI, el entretenimiento en el cual se gastaba más tiempo era la televisión. Hace 15 años los estudios indicaban que, en promedio, una persona podía pasar tres horas diarias frente a la caja que proyecta imágenes y sonidos.
Hoy, según el estudio de IMS, las personas dedican alrededor de una hora diaria a la televisión, unos 40 minutos a la radio, 18 minutos a la lectura de un periódico o una revista, un poco menos a la de un libro y unas cinco horas y media están conectados a la internet. De ese tiempo, casi la mitad se consume a través del celular y, anota la investigación, la tendencia tiende a aumentar.
Médicos sostienen que ha aumentado el número de consultas de menores de 25 años por dolencias relacionadas con el uso del celular, que antes eran más comunes en personas mayores.
En suma, una persona promedio puede pasar alrededor de tres meses al año conectado a la internet. Si se trata de un ‘Millenial’, un hombre o mujer nacido entre 1980 y 2000, el total podría ser cuatro meses, o quizá más: el equivalente a cuatro periodos de vacaciones legales, un tercio del año, todo un invierno o un verano o una primavera. La mitad de ese tiempo lo pasaría conectado desde su celular.
Los efectos del fenómeno, sin embargo, apenas empiezan a ser estudiados. Por un lado, el más obvio: esa especie de esquizofrenia por tener acceso al último modelo. Por otro lado, los trastornos de la revolución digital: según la OMS, el 25 % de la población mundial tiene problemas de conducta relacionados con el uso de las nuevas tecnologías: privarse de sueño por estar conectado a la red, descuidar actividades como estudio o relaciones de familia y sociales; irritabilidad cuando la conexión falla o resulta lenta, necesidad de conexión como lo primero y lo último que se hace en el día.
La revolución digital, sin embargo, no cesa. Esta semana fue presentado el Iphone X, el que supone el más inteligente de todos los teléfonos inteligentes, y las redes sociales estallaron por el deseo mundial de tenerlo.

- Estas son algunas de las principales enfermedades que la afición desmedida por los celulares puede causarle:
 

1. Posibles tumores cerebrales
En 2014 la Organización Mundial de la Salud, OMS, publicó los resultados de una investigación coordinada por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC), que tenía como objeto determinar si había vínculos entre el uso de los teléfonos móviles y el cáncer de cabeza y cuello en adultos.
El estudio concluyó que respecto a los posibles trastornos en el sistema nervioso por la exposición constante a los campos electromagnéticos de los celulares, fenómeno conocido como ‘hipersensibilidad electromagnética’, no se había podido determinar una relación causa efecto. Sin embargo, la OMS ha sido enfática en aclarar que, debido al aumento de casos de personas que presentan síntomas de trastornos en el sistema nervioso como aumento del ritmo cardíaco o la presión arterial, se requieren más estudios para llegar a una conclusión definitiva.
Nomofobia es el término que se ha empezado a usar para designar el miedo a no tener cerca el celular, una conducta que los psiquiatras califican de compulsiva.
La misma investigación, por otro lado, concluyó que "hay ciertos indicios de un aumento del riesgo de glioma (tumor cerebral) en las personas que se hallaban en el 10 % más alto de horas acumuladas de uso del móvil, aunque no se observó una tendencia uniforme de aumento del riesgo con el mayor tiempo de uso (…) Basándose en buena parte en estos datos, el CIIC ha clasificado los campos electromagnéticos de radiofrecuencia como posiblemente carcinógenos para los seres humanos".
Los estudios, sin embargo, no llegan a una conclusión taxativa sobre el aumento del riesgo de cáncer por la exposición a los campos electromagnéticos de los celulares, sin embargo, la OMS aclara que eso puede deberse al hecho de que muchos tipos de cáncer solo pueden detectarse hasta muchos años después del contacto que pudo provocar el tumor.

2. Síndrome de la contractura de cuello

 Se conoce como ‘ Text neck’ y es una enfermedad provocada por el uso inadecuado y prolongado de las pantallas. Al inclinar el cuello hacia adelante para observar, por ejemplo, la pantalla del celular, se sobrecarga la columna vertebral, la que acostumbra transportar unos 5 kilos (la cabeza en posición normal), y se sobreexige con hasta 27 kilos al llegar a los 60 grados de inclinación.
Este fenómeno si se presenta con exceso puede conducir a la condición conocida como neuralgia occipital, en la que los nervios occipitales -que van desde la parte superior de la médula espinal hasta el cuero cabelludo- se inflaman o dañan. 

Los síntomas de esta enfermedad, que se conoce popularmente como el ‘síndrome del cuello roto’ son dolores de cabeza constantes, sensibilidad en el cuero cabelludo, molestias detrás de los ojos y rigidez de la columna asociada a mareos. El fisioterapeuta caleño Carlos de los Reyes sostiene que si bien no hay estadísticas locales de este tipo de síndrome, sí percibe un aumento de la dolencia, sobre todo en personas menores de 25 años. "Estas pantallas cada vez más pequeñas obligan a las personas a mantenerse en la misma postura durante mucho tiempo, y eso hace que el músculo no se oxigene, allí se generan lo que se conoce como micos o nudos.
La recomendación, dice el médico, es realizar siempre lo que se conoce como una pausa activa para que los músculos tengan oxigenación.

3. Desórdenes en el sueño y problemas mentales

Según los resultados de una investigación realizada por el Instituto Politécnico Rensselaer, de New York, en 2013, el uso constante de equipos electrónicos como celulares, tablets o computadores, hasta dos horas previas a la hora de irse a la cama, genera problemas de insomnio y desórdenes en el sueño.
La investigación demuestra que la exposición, dos horas antes de dormir, a la luz blanca y brillante que emiten las pantallas de computadores, tabletas, celulares y televisores causa insomnio porque reduce en un 22 % los niveles de melatonina, la hormona que regula el sueño.
La glándula pineal, que produce la melatonina en la noche y en la oscuridad, es muy sensible a las variaciones de luz, y la emitida por esos equipos electrónicos hace que se reduzca o se paralice la emisión de la hormona del sueño.
Según el doctor César Gonzalez, psiquiatra especializado en sueño del Centro Médico Imbanaco, uno de los grandes problemas del insomnio es que quienes lo padecen tienen una mayor probabilidad de desarrollar una variedad de problemas psiquiátricos y de hacer uso más frecuentemente de los servicios de salud. Más aún, los desórdenes del sueño pueden hacer sentir a las personas más estresadas durante el día, lo que hace que sean menos productivas.

4. Sobrepeso en niños y adolescentes

A mediados de la primera década de este siglo, el ejecutivo de Google Daniel Sieberg acuñó la expresión ‘obesidad digital’, para hacer referencia al exceso de uso o a la dependencia de las nuevas tecnologías, como los aparatos celulares o las tabletas.
Lea aquí: 'Peligrosa adicción 'gamer', la enfermedad que asusta a psicólogos y padres de familia'.
De acuerdo con datos de la OMS, lo que se conoce como ‘obesidad digital’ es, además, una de las principales variables a la hora de explicar las causas de la obesidad física durante los últimos 15 años, periodo en el cual el uso de las tecnologías informáticas ha experimentado un aumento casi exponencial.
La tecnología no debe ser la única fuente de entretenimiento en casa. Para prevenir adicciones es necesario promover actividades como el deporte, la cultura y las interacciones sociales.
La OMS ha encontrado que durante los últimos años se ha venido presentando un aumento de casos de problemas de peso en adolescentes y niños y que ese aumento está directamente relacionado con la falta de actividad física ligada a la ‘obesidad digital’. La tendencia fue analizada por la OMS desde principios de siglo cuando se determinó que alrededor de un tercio de los adolescentes entre 13 y 15 años de todo el mundo tendrían problemas de sobrepeso asociados a su sedentarismo. La falta de actividad física, a su vez, estaba asociada al tiempo que pasaban frente al televisor o al computador: un mínimo promedio de tres horas diarias. En la actualidad, de acuerdo con un estudio realizado por la compañía de Marketing y Comunicaciones IMS y ComScore, los ‘Millenials’ (personas nacidas entre 1980 y 2000) gastan entre cuatro y cinco horas diarias en aparatos electrónicos.
En Colombia, según la Encuesta Nacional de Demografía y Salud, uno de cada seis niños y jóvenes sufre problemas de sobrepeso.

5. Adicción comportamental

La psiquiatra especialista en adicciones Delia Hernández sostiene que el uso excesivo de aparatos electrónicos está conduciendo a muchos jóvenes a un patrón adictivo conocido de compulsión que, además, puede estar dentro de lo que se conoce como ‘adicción comportamental’, un estado en el cual lo que se conoce como ‘sistema de recompensa’ de cada persona se encuentra. Javier Díaz, residente de psiquiatría del Hospital Psiquiátrico, explica que este sistema es el que regula el placer o la gratificación en diversas actividades en el ser humano, como comer, dormir, tener sexo, y está mediado por la dopamina, la hormona de la felicidad. "Lo que sucede con las drogas es que estas permiten liberaciones anómalas de dopamina y de ahí viene su potencial adictivo", dice Díaz .
"Cuando no se atiende el comportamiento compulsivo por el uso del ‘smartphone’, este puede derivar en aislamiento social o empezar a enmascarar enfermedades como la depresión"
Delia Hernández, especialista en Conductas Adictivas En el caso del uso de los aparatos electrónicos se ha detectado que su abuso puede alterar el sistema de recompensa generando una sensación de satisfacción y de alegría por su uso y, en consecuencia, una sensación de vacío cuando no se tiene acceso a ellos. "Y de ese modo, como en otras adicciones, se empieza a requerir mayores ‘dosis’ de uso para obtener satisfacción y ese fenómeno comienza a tener consecuencias negativas sobre la vida de las personas: interfiere en su trabajo, en sus relaciones sentimentales, interpersonales, etc.". Para la doctora, uno de los grandes problemas de este tipo de adicción es que, como se trata de un comportamiento que cada vez es más aceptado socialmente, su naturaleza de adicción se trivializa y no se le presta la atención suficiente. Javier Díaz explica, por ejemplo, que ha atendido varios casos de pacientes con cuadros adictivos a su celular, derivados de juegos como ‘Candy Crush’, ‘Sims’ ‘Diamond Dash’, que se juegan en línea a través de dispositivos móviles o de computadores.

6. Afectaciones crónicas en los ojos

"Los dispositivos electrónicos que se utilizan en distancias cortas emiten una gran cantidad de luz azul y una sobre-exposición es nociva para nuestra salud visual: genera fatiga, estrés visual y puede causar la muerte prematura de las células de la retina", afirmó en un artículo publicado por el diario ABC de España Isabel Yuste, optometrista especializada en Baja Visión y cofundadora de la Óptica Kepler.
Según la especialista, el hecho de estar viendo constantemente hacia la pantalla de los dispositivos móviles disminuye el número de parpadeos promedio que debe hacer el ojo por minuto para mantenerse humedecido, de ahí que el enrojecimiento ocular sea común entre quienes usan con exceso este tipo de aparatos.
Por su parte la OMS sostiene que las discapacidades visuales más comunes se deben al contacto constante de las personas con varias pantallas de artefactos tecnológicos. Entre las dolencias más complicadas generadas por uso excesivo de dispositivos electrónicos se cuenta el aumento de presión en el ojo debido a su exposición constante a la luz directa de los monitores de los dispositivos que puede conducir al glaucoma ocular, la segunda causa de ceguera en el mundo. Los errores refractivos, la visión borrosa, a su vez, pueden ser el origen de constantes dolores de cabeza y con el tiempo pueden causar o agravar enfermedades como la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo.

7. Síndrome del túnel carpiano y ‘Whatsappitis’

Esta es quizá la dolencia más común generada por el uso excesivo de aparatos electrónicos como el celular, las tabletas y el computador.
El fisiotearapeuta Carlos de los Reyes aclara que no es lo mismo padecer del síndrome del túnel carpiano que de una tendinitis, y que ambas dolencias pueden presentarse al mismo tiempo. El síndrome del túnel carpiano se presenta cuando se ve afectado el nervio mediano, que permite la sensibilidad a toda la mano, afectación que provoca entumecimiento, hormigueo, debilidad, o daño muscular en la mano y dedos.

Las otras afectaciones más comunes son lesiones en los tendones de las manos, especialmente en los de los dedos pulgares, que son los más usados para ‘textear’. Este tipo de lesiones se empezó a denominar ‘Whatsappitis’, luego de que en marzo de 2014 se conociera el caso de una mujer en España que había permanecido enviando mensajes a través de whatsapp durante seis horas seguidas. Según lo relata la revista de salud The Lancet, la mujer estaba próxima a dar a luz y recibía las felicitaciones a su teléfono móvil. Luego de ese tiempo no pudo mover las manos y los especialistas tuvieron que intervenirla para que recobrase el movimiento. Este testimonio fue publicado como el primer caso de 'Whatsappitis' en la revista.
Al igual que el síndrome de la contractura de cuello, las lesiones en los tendones de las manos y el síndrome del túnel carpiano son cada vez más comunes en menores de 25 años.
Las afectaciones más comunes son lesiones en los tendones de las manos, especialmente en los de los dedos pulgares, que son los más usados para ‘textear’. Este tipo de lesiones se empezó a denominar ‘Whatsappitis’,

¿Es adicto a su celular? Estas cinco preguntas le servirán para determinar si usted está en una situación potencial de adicción al uso del celular.

1. ¿Lo primero que hace en la mañana es revisar su celular?
2. ¿Lo último que hace en la noche es revisar su celular?
3. ¿Siente necesidad de revisar inmediatamente cada vez que su celular le indica que ha llegado un mensaje de Whatsapp o una actualización de sus redes sociales?
4. ¿Siente que no puede salir de su casa sin su celular, que siente miedo a estar sin él?
5. ¿Tiene la impresión de que su celular vibra o suena, cuando en realidad no lo hace?

Si la mayoría de las respuestas son positivas, usted podría estar presentando una conducta de compul- sividad por el uso de su ‘smartphone’. 


Fuente: EFE

15 sept. 2017

16 de septiembre, Día Mundial del Síndrome de Usher

Este sábado, 16 de septiembre, se conmemora el Día Mundial del Síndrome de Usher, enfermedad hereditaria que causa sordera o hipoacusia desde el nacimiento, y deterioro de la visión debido a una alteración del ojo denominada Retinosis Pigmentaria.
 

El nombre de Usher proviene de un oftalmólogo escocés, Charles Usher, que descubrió que la retinosis pigmentaria y sordera se asociaban en algunas familias.
El síndrome de Usher es una enfermedad hereditaria, que afecta al oído, a la vista, y en algunos casos al equilibrio.
Entre el 3% y el 6% de las personas con sordera congénita lo padecen.
De 3-4 individuos por cada 100.000 habitante, afecta a la vista, al oído y al equilibrio.

Y aproximadamente la mitad de los jóvenes sordociegos lo son por síndrome de Usher. La persona nace con sordera o hipoacúsia, y gradualmente va perdiendo vista al final de su infancia o en la adolescencia.
Pero a pesar del enorme desafío que supone, las personas con síndrome de Usher pueden seguir con su proyecto de vida, y disfrutar de su tiempo libre como cualquier persona.
 

- Síntomas
El primer síntoma que aparece es la ceguera nocturna. Se suele acompañar de dificultad para adaptarse a la luz brillante. Cuando un niño sordo comienza a tener dificultades para adaptarse a los cambios de luz, hay que sospechar de la retinosis pigmentaria, RP.
Con frecuencia estos síntomas iniciales se han atribuido a mal comportamiento o a torpeza. 

Otro síntoma es el deterioro en el campo visual periférico. El individuo pierde la capacidad de localizar los objetos que ve por los lados. En su grado más extremo se denomina visión en túnel. Puede leer un horario
dentro de la parada del autobús, pero no puede encontrar la parada del autobús sin ayuda. Estas alteraciones se deben sobre todo al deterioro de los bastones.
Cuando se alteran también los conos, se pierde agudeza visual. No puede identificar los detalles aunque mire los objetos de frente. En este caso las ayudas ópticas, como lentes o pantallas de ayuda para la lectura
son muy útiles.

- La mayoría de los casos pertenece a 3 tipos:
-Tipo I
: las personas nacen con sordera profunda, de forma que no pueden oír el habla ni siquiera con audífonos. Tienen dificultades en el equilibrio, y pueden tener retraso en la edad de sentarse o de caminar. La retinosis pigmentaria parece que ocurre entre los 8 y los 12 años. Debido a la sordera profunda, el aprendizaje de la lengua hablada puede ser muy difícil.
 

-Tipo II: la sordera también es de nacimiento, y va de moderada a severa. Como la sordera es parcial, a menudo no se diagnostica de sordera hasta los 4 ó 5 años. Tienen normal el equilibrio. Dependen fuertemente de los audífonos para aprender a hablar o entender el habla. La retinosis pigmentaria parece ocurrir en la adolescencia.
-Tipo III: es más rara. Se produce retinosis pigmentaria y sordera progresiva en jóvenes que de niños parecían oír y ver bien. Cuando se diagnostica la RP, habitualmente de 20 a 30 años de edad, ya puede haber sordera ligera. Durante su vida adulta su vista y su oído empeoran progresivamente.
 

El síndrome de Usher es una enfermedad hereditaria del tipo conocido como "recesivo". Esto quiere decir que hace falta que ambos padres lo lleven en los genes, aunque no padezcan la enfermedad. Esto es lo que se llama "portador" (lleva la enfermedad en los genes pero no la padece).
Cuando una pareja ha tenido un hijo con síndrome de Usher, cada uno de los hijos siguientes tendrá un 25% de probabilidades de nacer con él. Si tienes un hermano con el síndrome de Usher, pero tú no lo tienes, tienes un 50% de probabilidades de ser "portador". Para que tus hijos lo padecieran, tendrías que tener hijos con otra persona que fuera portadora de la misma alteración, y en ese caso, cada hijo tendría un 25% de probabilidades de tener síndrome de Usher. Se han identificado varios génes del síndrome de Usher para cada una de sus formas.
La RP no tiene hoy día tratamiento eficaz. Se hicieron populares los viajes organizados a Cuba, pero el tratamiento que aplicaban no es eficaz e incluso empeora la enfermedad. Están en marcha estudios de terapia génica, implantes de células madre, o implantes de retina artificial. No obstante, todavía falta mucho para que estas líneas tengan una repercusión práctica.
El único tratamiento actual es la rehabilitación y la adaptación a las limitaciones visuales. Las ayudas ópticas más útiles son los filtros, la corrección de la refracción y los sistemas de apoyo a la lectura, con aumento de los caracteres al tamaño óptimo y aumento del contraste.

- Los implantes coclearesLos niños con síndrome de Usher deben tener acceso precoz a las mejores prótesis auditivas, y especialmente al implante coclear, puesto que así si llegan a tener un deterioro grave de la vista podrán defenderse como personas ciegas oyentes. Los centros de implante coclear en general están bien concienciados de estas necesidades.


Fuente: Fernando Santa Isabel Llanos

11 sept. 2017

Cómo identificar los tipos de bastones según la discapacidad visual y auditiva

Se trata del bastón blanco, para personas ciegas; el bastón verde, usado por personas con baja visión; y los bastones rojo-blanco, utilizados por personas con sordoceguera.

Cabe recordar la importancia de identificar los distintos colores de los bastones que utilizan las personas para movilizarse según la discapacidad visual y auditiva que poseen.
Para las personas con discapacidad visual, el bastón es la principal herramienta de movilidad, ya que les permite manejarse de manera independiente y desarrollar ciertas acciones de manera autónoma. Si bien es importante contar con cierta independencia en determinadas circunstancias, resulta imprescindible saber qué tipo de diversidad funcional poseen las personas que utilizan estos bastones para poder asistirlos en caso que sea necesario.
Actualmente y a nivel internacional, existe el bastón blanco, utilizado por personas ciegas sin ningún resto de visión; también se encuentra el bastón verde, que es usado por personas con baja visión; y el bastón rojo y blanco, utilizado por personas con sordoceguera, es decir, personas que no ven ni oyen.

- Qué es la sordoceguera
La sordoceguera es una discapacidad que implica la pérdida de la visión y audición, suficientemente severas como para afectar la comunicación, la movilidad y el acceso a la información y el entorno.
Para contrarrestar este efecto hace falta la intervención de un profesional específico; es decir, un acompañante terapéutico con una formación específica en sordoceguera y sus formas de comunicación, quien debe trabajar en forma colaborativa con la familia de la persona y un equipo multidisciplinario formado por docentes, psicólogos, trabajadores sociales, fonoaudiólogos.
Asimismo, es de gran importancia identificar un diagnóstico temprano, para que pueda ser acompañado por un programa educativo adecuado.

- Advertencia ante una persona con sordoceguera
Es necesario saber cómo se debe actuar frente a una persona con sordoceguera y qué se debe tener en cuenta a la hora de interactuar con ellas:
- En un primer momento se le debe dar a conocer la presencia de otra persona, tocándola suavemente en el hombro o en el brazo y si está concentrada en la realización de alguna tarea, se debe esperar hasta que pueda atenderla para no causarle susto o sorpresa, es necesario anticipar todo y decirle el nombre.
- Se le debe hablar despacio, mirarla a la cara, aunque no pueda responder, y sobre todo tener paciencia al conocerla, porque debido a las dificultades en la comunicación esto puede ser algo lento ya que a veces puede estar aprendiendo a hacerlo.
- En caso de que utilice audífonos, se debe dirigir de manera clara y directa, vocalizando bien, evitando los lugares ruidosos para desarrollar una conversación (es probable que escuche más de un oído que de otro, en este caso es necesario ubicarse del lado que escucha).
- Si conserva resto visual, es necesario ubicarse donde se pueda ver, un lugar bien iluminado hará más eficaz la comunicación, quizás pueda entender a través de la labiolectura o la lengua de señas.
- Si la persona sabe leer es importante escribir en un papel blanco con letras grandes, frases sencillas y en tinta negra para que el contraste sea mayor y si no lee ni sabe lengua de señas se le debe mostrar los objetos.
- Al caminar, la forma correcta de guiarla es dejar que tome el brazo por el codo o el hombro de la persona que lo acompaña, pero nunca llevarla delante. Es necesario trasmitirle lo que sucede alrededor, permitirle tocar, indicarle las escaleras, cordones y pozos en el suelo.
- El acompañante debe despedirse cuando se tiene que retirar, ya que las personas con estos tipos de discapacidad, no tienen otra forma de saber de la presencia o ausencia y sí la ausencia es por un momento, es preciso avisarle y dejarlo en un lugar cómodo y seguro.