23 jul. 2016

Keith Christian: El plan de un maestro de braille para la vida

Abrir la puerta y anunciarse. Ésa es la regla para los estudiantes que ingresan al aula de Keith Christian. Así, ellos entran al salón y escuchan el golpeteo de las patas caninas sobre la alfombra, mientras Whitney, un labrador negro, se frota contra sus piernas.
Si se mueven hacia la derecha, sentirán cilindros delgados y adornados con bolas, los bastones que los ayudan a detectar objetos en lugar de tropezarse con ellos. También podrán oír el sonido de una impresora 3D, el rasgueo de una guitarra, el chasquido suave de los dedos sobre un teclado Braille. Esta es una clase atípica, en donde tanto el profesor como los alumnos son ciegos, o deficientes visuales.
Christian ha enseñado por más de una década a estos estudiantes en Clara Barton Elementary School. También se encuentra con ellos de forma regular entre clases, de forma individual o en pequeños grupos, y les enseña a leer, escribir, navegar por la web y jugar videojuegos en braille.
En los alrededores de la clase que diseñó, los alumnos aprenden a correr, tallar madera o preparar los alimentos para cocinar. Las diferentes áreas de trabajo están compuestas por computadoras, instrumentos musicales y una cocina portátil.
Este año, el Instituto Braille nombró a Christian como el ‘Mejor Maestro Braille del País’, el primer docente completamente ciego en lograr este título. Pero él cambia rápidamente el tema de conversación y prefiere hablar de sus estudiantes y los objetivos que tienen. “Muchos chicos ciegos escuchan la radio”, cuenta. “Me gusta darles un oficio, algo que puedan hacer con sus manos. Quiero transmitirles la idea de ‘puedo hacerlo’, ‘puedo construirlo’, ‘puedo lograrlo’”, dice.

El maestro cree en la constante ampliación de los horizontes, algo para lo cual el aprendizaje de braille es fundamental. Pero el reconocimiento a Christian llega precisamente en tiempos en que cada vez menos estudiantes optan por aprender este lenguaje -sólo el 8.5 por ciento de ellos-, y emplean en cambio el software que convierte el material escrito en audio. Algunos programas han reportado problemas para encontrar nuevos docentes para los alumnos ciegos.
Christian y las organizaciones que representan a los ciegos señalan que, sin braille, sus estudiantes nunca contarían con las mismas herramientas que sus compañeros videntes; no serían capaces de situar una oración en un párrafo, ni de editar un documento en una oficina. Es posible que no sepan cómo deletrear su propio nombre.
Christian, quien creció en Garden Grove, nació con retinosis pigmentaria, una condición que le dio baja visión cuando era niño, pero la suficiente como para aprender a leer normalmente textos con letras grandes. Cuando llegó a la educación terciaria, en Cal State Fullerton, pasaba horas con su rostro pegado a un monitor de video, mientras una lupa de video proyectaba las enormes imágenes sobre la pantalla. Sus ojos comenzaban a arder fuertemente. Algo debía cambiar. Y así empezó a aprender braille. “Me tomó un buen tiempo”, dice. “Ésa fue la razón por la cual estoy hoy aquí”.
El maestro pasó siete años trabajando en Nobel Middle School, del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles, y se trasladó al condado de Orange cuando sus padres enfermaron. Allí se convirtió en docente, dice, porque esperaba ayudar a los niños a evitar la empinada curva de aprendizaje que él había tenido. También quería pasar las vacaciones de verano con sus hijos, y tuvo la suerte de estar cerca de ellos durante el año escolar también. Nada vence la sensación de estar en la puerta de su salón de clases y sentir los brazos de su hijo alrededor de su cuello, mientras su vocecita le dice: “Te amo, papi”.
En Clara Barton, los estudiantes de Christian pasan la mayor parte de su día en clase con sus compañeros, donde aprenden el mismo currículo. Él pasa más tiempo con los más pequeños, ayudándoles a discriminar distintas formas con sus manos, a seguir líneas rectas para que puedan escanear textos, y a orientar sus manos para comprender qué puntos están elevados y qué letras forman en braille. Los mayores acuden a él cuando necesitan ayuda con sus lectores de braille o para escribir un ensayo, o cuando simplemente quieren pasar un rato tocando instrumentos en su rincón de música.
Desde el principio, Christian ha intentado hacer más que simplemente dotar a sus estudiantes de estas habilidades. En Nobel, se le ocurrió la idea de enseñar a los alumnos a manejar la madera, pero para ello debió primero aprender él mismo. Cuando quiso tomar lecciones, el dueño de la tienda tuvo reparos al comienzo, por temor a entregar una sierra de mesa a un hombre ciego. Pero el maestro se rindió cuando Christian le dijo que usaría la sierra de todas maneras y que, si le permitía tomar clases, le estaba dando a un colega la oportunidad de aprender a hacerlo de forma segura. Desde entonces, el docente ha construido muchas cosas, guiado por grupos online de carpinteros ciegos. Ahora, en su casa tiene una sierra de mesa, una con banda y un torno. Luego de cortar tablas, sus estudiantes emplean limas y escofinas para darles forma. Luego liman las partes, las pegan y unen, y aplican un acabado.
El salón de Christian muestra sus labores. Los textos en braille toman más espacio que los regulares y los estudiantes tenían problemas para guardarlos bajo sus escritorios. Para resolverlo, construyeron estantes verticales. Después, agregaron patas por debajo de éstos, para dejar así espacio para el Apex, un pequeño teclado braille que se conecta a internet. Los estudiantes colocan sus dedos encima y sienten cómo éste se mueve por su piel, formando cada línea de texto.
Christian desearía haber aprendido braille más temprano en su vida, tal como sus estudiantes. “Hubiera sido una experiencia totalmente diferente”, asegura.
--Según la editorial especializada American Printing House for the Blind, en 2014 había cerca de 60,000 estudiantes ciegos en los EE.UU. Sólo 5.147 de ellos eran lectores de braille.
El 14% de los adultos con deficiencias visuales tenían títulos universitarios en 2013, conforme la asociación National Federation of the Blind, y el 32% un diploma de preparatoria o GED. Apenas el 40% de los adultos con pérdida de visión estaban empleados en 2013. Con esta cifra en mente, es difícil hallar a alguien que se oponga a la enseñanza del braille, pero mucha gente cree “el mito de que la tecnología puede reemplazarlo”, señala Chris Danielsen, vocero de la asociación. El funcionario afirma que a los estudiantes que tienen algo de visión se les debe enseñar braille en las escuelas porque, tal como Christian, su visión disminuirá. Pero a veces, muchos consideran más sencillo, económico y eficiente para una escuela enseñarles normalmente, sólo con la ayuda de cintas y lupas.
La ley federal requiere que el braille esté disponible para los estudiantes que lo necesiten, a menos que los maestros lo consideren inapropiado. Sin embargo, esa ley jamás ha sido financiada en su totalidad.
Una razón para el declive actual del braille puede ser el creciente número de estudiantes con discapacidades múltiples, señaló Yue-Ting Siu, una docente y consultora experta en el tema. En las décadas de 1950 y 1960, señaló, muchos estudiantes que eran clasificados como ciegos se identificaban como típicos en otras maneras. Pero ahora, dijo, más estudiantes con deficiencias visuales tienen deficiencias cognitivas, lo cual hace que sea más difícil que absorban el lenguaje.
Christian desea que sus alumnos se sientan sin límites. Algunos de ellos tienen miedo de correr por temor a chocarse contra las cosas. Por ello, el maestro partió un bastón de esquí a la mitad para que sea más sencillo golpearlo contra el suelo. A continuación, adjuntó una correa de sujeción e hizo que los alumnos la sostengan mientras caminaban alrededor del bastón. Así, siguieron la circunferencia de forma perfecta. Después de un momento, comenzaron a correr. Christian agregó bases para que comprendieran mejor los alcances de sus carreras.
Brennan Lamarra, de 12 años, un locuaz niño de Fullerton, señala que se benefició de las clases activas de Christian. Hace poco, mientras editaba un ensayo acerca de un viaje de campo, ideó un diseño para crear una tabla de quesos de caoba.
Christian y Brennan han recorrido un largo camino. El maestro le enseñó el alfabeto de braille cuando el chico estaba en preescolar. “¿Qué otro maestro pasa tantos años con un alumno?”, se pregunta Brennan. “Él sabe mucho de tecnología; la mitad de las cosas aquí adentro hablan”. Su hermana, Mina, de 8 años de edad, también es discípula de Christian. Su actividad favorita es el trabajo con madera. Cuando comenzó a dar forma a objetos, dijo, “no sabía qué ocurriría”. Ahora sí lo sabe, y creó recientemente una jirafa.
Cuando crezca quiere ser una agente secreta, dice Mina, mientras Whitney dormita junto a sus pies. Quiere hacerlo porque es sigilosa, porque la gente la mirará y, al ver que es ciega, creerán que no puede hacer nada. Pero, gracias a Christian, ella puede hacer mucho.

Fuente: latimes.com

21 jul. 2016

El CRG reprograma células de la retina para regenerar fotorreceptores en ratones

Un equipo de investigadores del Centro de Regulación Genómica (CRG), en colaboración con el Instituto Aragonés de Ciencias Médicas, la Universidad de Zaragoza y Ferrer Internacional, ha demostrado que se pueden reprogramar las células de la retina 'in vivo' para regenerar fotorreceptores en ratones.
La investigación, publicada en la revista 'The Journal of Clinical Investigation', permite avanzar hacia la prevención de la degeneración de la retina, que se produce por la pérdida de fotoreceptores, es decir, de las neuronas especializadas y sensibles a la luz que permiten la visión, ha informado este miércoles el centro en un comunicado.
"Este descubrimiento podría representar una nueva estrategia terapéutica para revertir la degeneración de retina", ha afirmado Daniela Sanges, investigadora postdoctoral del equipo liderado por Pia Cosma, profesora de investigación Icrea del CRG.
Según el CRG, actualmente no existen demasiadas aproximaciones terapéuticas para el tratamiento de este tipo de ceguera y, aunque se han hecho grandes esfuerzos para intentar parar o retrasar la degeneración de los fotorreceptores, los resultados obtenidos no son especialmente exitosos en cuanto a regeneración en modelos de ratón.
El nuevo trabajo ha identificado una ruta para la reprogramación de las células gliales de Müller de la retina con el fin de regenerar funcionalmente los fotorreceptores en un modelo en ratón de retinitis pigmentaria.
Sin embargo, para aplicar esta técnica en humanos todavía se necesita estudiar la eficacia de las células madre hematopoyéticas en la reprogramación de las células de la glía de Müller humanas después de la fusión.

EXPERIENCIA EN REGENERACIÓN DE RETINA El equipo del CRG lleva tiempo trabajando en la regeneración de retina; en trabajos anteriores describieron una vía de señalización (Wnt) que, al activarse, permite que las neuronas sean reprogramadas mediante fusión celular con células derivadas de la médula ósea.
Según Sanges, la demostración de la reprogramación 'in vivo' y su diferenciación de manera eficiente en fotorreceptores "no habría sido posible sin todo el trabajo hecho previamente", puesto que hay muchos pasos a seguir y es necesario conocer cada uno de ellos: el trasplante de células madre de la sangre; la activación de la vía de señalización Wnt, y la diferenciación de las células híbridas en fotorreceptores.

Fuente: Europa Press.

20 jul. 2016

Desarrollan prótesis moleculares para restaurar la visión

El Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC) junto con el Instituto de Química Avanzada de Cataluña (IQAC- CSIC) ha desarrollado unas moléculas reguladas por la luz que podrían ayudar a la visión en caso de degradación de la retina.
Las moléculas, apuntan los investigadores, podrían actuar como prótesis y restaurar la fotorrespuesta de las retinas degeneradas y aunque aún queda lejos que estas puedan ser utilizadas por los humanos, se ha demostrado que se pueden activar o desactivar “mediante un haz de luz, como interruptores”, tal y como explica Amadeu Llebaria uno de los responsables de este estudio.

--Las moléculas reaccionan ante un estímulo de luz
     De esta forma, explican, se ha logrado que proteínas de las neuronas relacionadas con la visión puedan responder conforme a las condiciones fisiológicas normales, es decir, desencadenando una respuesta cuando reciben luz.
La investigación ha contado con la dirección de Llebaria del Instituto de Química Avanzada de Cataluña y Pau Gostoriza del Instituto de Bioingeniería de Cataluña además de la colaboración de científicos del ICIQ, del IRB de Barcelona, del Instituto de Neurociencias CSIC-UMH y de las universidades Miguel Hernández (Elche) y Alcalá de Henares (Madrid).

--Nuevos tratamientos contra enfermedades de la retina
     Con estas nuevas tecnologías, apuntan, se abren las puertas a tratamientos que puedan actuar sobre enfermedades tales como la Retinosis Pigmentarias, Degeneración Macular y otras relacionadas con la visión. "Es un trabajo conceptual, un primer paso para demostrar que la técnica es posible, que estas células podrían reemplazar la función de los conos y los bastones cuando estos estuvieran dañados", ha especificado Llebaria.
Este estudio ha permitido que un animal que sufría retinosis pigmentaria, enfermedad en la que desaparecen los fotorreceptores, pueda volver a tener a una respuesta normal a la luz, explica Eduardo Fernández, investigador de la Universidad Miguel Hernández.

--Una técnica más eficaz sin manipulación genética
     "En condiciones normales, las células fotorreceptoras de la retina (los conos y los bastones) reaccionan al recibir luz y activan, a su vez, otras células de la retina. Las moléculas que hemos diseñado se activan por la luz, que las hace cambiar de forma, lo que modifica su interacción con los receptores neuronales implicados en el envío de señales visuales al cerebro", ha detallado el investigador.
Hasta ahora los ligandos fotocrómicos eran las únicas moléculas que se podían fotoactivar, sin embargo, sólo eran eficientes en grandes concentraciones por lo que no siempre se conseguía cuando se diluía la molécula en el tejido. Es por esto que tenían que recurrir a la unión permanente de las moléculas a su receptor de forma genética, lo cual también suponía ciertos límites, explica Llebaria.
En este sentido apuntan los expertos, la “nueva estrategia química desarrollada por los investigadores en este trabajo ofrece más eficacia y se puede aplicar a proteínas endógenas sin necesidad de recurrir a técnicas de manipulación genética”.
"Nuestras prótesis moleculares pueden trabajar en diferentes organismos, incluso potencialmente en humanos, en los que las técnicas actuales de opto-manipulación genética son limitadas. En comparación con los métodos actuales para restaurar la fotorrespuesta en la retina, como los implantes de retina, nuestras moléculas pueden ayudar a evitar la cirugía y proporcionar un mejor acoplamiento para la fotoestimulación, así como disminuir el tiempo de rehabilitación", ha concluido Pau Gorostiza.
“Este tipo de tratamiento, aunque lejano, podría ayudar a recuperar la sensibilidad a la luz y a la oscuridad con un fármaco, lo que aumentaría la calidad de vida de personas con problemas de visión debido a degeneración retiniana”, ha concluido Llebaria.

Fuente: rtve.es

15 jul. 2016

Investigadores descubren los genes que causan la retinosis pigmentaria.

Un equipo de investigadores de la Unidad de Retina y Vítreo de Innova Ocular ICO Barcelona dirigido por el doctor Jaume Crespí ha descubierto los genes causantes de la retinosis pigmentaria asociada a microftalmos y la tortuosidad arterial familiar, dos enfermedades raras oculares cuyas causas eran desconocidas.
El descubrimiento de los genes causantes "abre la puerta por completo a nuevos tratamientos porque, al descubrir el gen que las produce, podemos encontrar una solución para mejorar la calidad de vida de las personas que las padecen y se pueden dar grandes pasos científicos para llegar a campos más amplios", ha destacado el doctor Crespí.

RETINOSIS PIGMENTARIA ASOCIADA A MICROFTALMOS
La investigación comienza cuando los investigadores encontraron un caso de tres hermanos con esta enfermedad, caracterizada por que los ojos crecen más por detrás que los de un recién nacido, y "nos preguntamos cuál era la causa y decidimos investigar el gen que provocaba el síndrome", explica el experto.
"Buscamos un gen a partir de un trabajo que se había publicado y salió una mutación en un exón, que contienen información para producir la proteína, que provocaba una alteración y, por eso, no había crecimiento en la parte posterior del ojo".
A partir de la investigación, "se han publicado más de 30 casos desde que publicamos los resultados y, el año pasado, salió una terapia en fase preclínica que es el primer tratamiento que funciona con pacientes con retinosis pigmentaria", ha asegurado.

TORTUOSIDAD ARTERIAL FAMILIAR
La investigación comienza con el hallazgo de dos hermanas que, después de hacer deporte en el colegio, presentaron hemorragias en la retina, por lo que "decidimos analizar al padre y confirmamos este síndrome de tortuosidad familiar y acertamos en el planteamiento de la hipótesis, el gen alterado era exacto en las dos hermanas y en el padre".
"Tuvimos suerte de encontrar un artículo en la revista 'New England Journal of Medicine' donde se mencionaba un nuevo síndrome genético, HANAC, que provoca tortuosidad arterial de retina", detalla. A partir de esto, "el equipo investigó el gen y apareció la mutación".
Tras la publicación los investigadores compararon los resultados con 200 pacientes y una base de datos con 8.600 variantes de exomas. "OMIM nos otorgó la almohadilla en rojo, que significa que reconoce la base molecular para esta enfermedad, pero le añadió un pequeño interrogante porque solo había un caso publicado".
Una situación que cambió al cabo de un tiempo, cuando los especialistas tuvieron otros dos pacientes, esta vez sin hijos, que presentaban la misma tortuosidad y la misma clínica con hemorragias ante pequeños esfuerzos y, tras realizar el mismo estudio y obtener mutaciones en el mismo gen, confirmaron la asociación con esta enfermedad.
Actualmente el equipo del doctor Crespí sigue investigando otras enfermedades raras y está, como él mismo anuncia, "prácticamente a punto de tener resultados positivos en otra enfermedad rara, la ectopia lentis, esferofáquia autosómica recesiva, en la que el cristalino se encuentra desplazado".

Fuente: WEB

14 jul. 2016

Lucía Lozano. No ve, pero trabaja sin ningún problema en un hospital

El computador es el mayor aliado de Lucía Lozada, pues le sirve para recolectar la información y traducirla a voz.
Ejerce como trabajadora social y es candidata a magíster en Discapacidad e Inclusión Social. 

Lucía Lozada ‘ve’ con los oídos, las manos, la lengua y la nariz. Sus ojos dejaron de ver a los 10 años y desde entonces emprendió un camino de retos que la ha llevado a potenciar sus sentidos hasta convertirse en profesional y trabajar en un hospital.
Cumplió 25 años y se precia de ser trabajadora social (graduada de la Universidad Minuto de Dios) y candidata a magíster en Discapacidad e Inclusión Social de la Universidad Nacional.
Aunque asegura que las dificultades de su día a día empiezan una vez sale de casa (en el barrio Candelaria La Nueva, localidad de Ciudad Bolívar), no ve factible una rendición ante una sociedad que aún “asigna calificativos que no tienes, porque no confían en tus habilidades, desdibujan tus capacidades y toman como carta de presentación el que no puedas ver o escuchar. Es una sociedad que categoriza y a veces te ubica en un modelo improductivo”.
Esta trabajadora social llega cada mañana al hospital Pablo VI de Bosa, en Bogotá-Colombia, tras un recorrido de media hora desde su barrio. Allí enciende su computador portátil, que es una de las principales herramientas en su cotidianidad y se dispone a desempeñar su cargo, cuyas principales labores consisten en posicionar la agenda en salud pública de la entidad, ayudar en la difusión de información en el modelo de atención, así como ir a los diferentes grupos de comunidad informando sobre controles de salud y seguridad social, derechos de salud y hábitos de vida saludable.
Al recordar las dificultades que vivió en su pregrado, no escatima en suspiros. “No tenían herramientas educativas incluyentes y el proceso de aprendizaje fue bastante complicado, no había más estudiantes con discapacidad. En principio fue complejo, pues tampoco tenían apoyo tecnológico en computadores”, recuenta Lucía, que debe su nombre a la santa del siglo III que aferrada a Dios no dejó de ver, aún cuando le sacaron los ojos por confesarse cristiana.
Su madre, Clara Inés Silva, y su padre, José Lozada, así como sus amigos, fueron fundamentales para sacar adelante la carrera. De no haber sido por ellos, que le ayudaban a leer los documentos académicos, afirma que habría sido aún más difícil graduarse, como lo hizo en el 2013. Además de estas personas, le agradece al Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones MinTIC, que le facilitó un ‘lector de pantalla’ o programa de computador que le permite escanear todo tipo de documentos para convertirlos en voz. Aún hoy, en el hospital, se vale de este instrumento para desarrollar su oficio.
“Mucho de lo que he hecho ha sido posible gracias al apoyo del Ministerio, a las licencias que nos suministran a quienes las necesitamos, porque de otra forma serían costosísimas para uno.
El origen de su invidencia está en el mismo día de su nacimiento, pues tuvo que ser dispuesta en incubadora porque le faltaba desarrollo al nacer. Desde entonces padeció una ceguera parcial, que se agravó al cumplir 10 años, momento en el que dejó de ver con los ojos y pasó a ver con los demás sentidos y con el corazón.
Al repasar el camino que la llevó a desempeñar un trabajo de tanto impacto social, cuenta que todo ha sido por proceso. En el 2009 fue voluntaria para formarse en inclusión social dentro del mismo hospital, lo que le valió el reconocimiento necesario para ser contratada por primera vez en el 2012. En ese entonces laboraba de 7 a. m. a 4 p. m., luego se iba a estudiar a la Uniminuto y en la noche regresaba a descansar a su casa. Acepta que fue un tiempo duro que se extendió por unos meses (lo que duró el contrato) pero que valió la pena.
Luego, cuando se graduó en el 2013, se dirigió de nuevo al hospital, donde tuvo la coincidencia de que andaban en la búsqueda de trabajadores sociales. Se postuló y gracias a que ya le conocían sus facultades, la volvieron a contratar. Y allí mantiene su cargo hasta hoy, el cual ha alternado con sus clases de maestría.
“En la Universidad Nacional ha sido todo más accesible, porque es incluyente y cuentan con su propia sala y programas para población especial”. Y al preguntarle cómo se visualiza en unos años, no duda en responder que le “gustaría liderar algún proceso en un ministerio, que tenga que ver con la población discapacitada, porque está invisibilizada y necesita un proceso político y de construcción. Me veo como una herramienta que ayude en la inclusión”.

Fuente: eltiempo.com

5 jul. 2016

Una nueva Retina Artificial (BioRetina), promete grandes resultados

La recuperación de la vista en los ciegos ha sido siempre un argumento de ciencia ficción, pero una compañía israelí lo está convirtiendo en realidad para pacientes que padecen ceguera por el deterioro de la retina.
Se trata de un dispositivo del tamaño de un grano de arroz, que emula la función de la retina capturando las señales visuales como una cámara, para luego convertirlas en señales eléctricas que estimulan las neuronas para crear las imágenes en el cerebro.
El chip ha sido probado con éxito en cerdos y la compañía Nano-Retina, con sede en la ciudad israelí de Herzliya, prevé que contará con un prototipo humano de su denominada "Bio-Retina" dentro de dos años.
"En el plazo de una semana el paciente podrá ver de forma inmediata", explicó a Efe el director ejecutivo de la compañía, Raanan Gefen.
"Queríamos dotar a un ciego de la suficiente visión que le permita funcionar en la sociedad y ser nuevamente independiente, como caminar por lugares familiares y ver a sus seres queridos", señaló el directivo.
 

 - ¿Cómo funciona? El dispositivo se implanta en la parte posterior del ojo en una intervención relativamente sencilla, similar a una de cataratas que dura unos 30 minutos y sólo requiere anestesia local.
La visión que obtendrá el paciente le permitirá ver la televisión e identificar rostros gracias a una resolución de 600 pixels (el modelo más sofisticado), pues los creadores han estudiado que 260 pixels es el mínimo para tener un nivel de visión aceptable.
No obstante, ésta será en blanco y negro, y a los que se les haya implantado el dispositivo no podrán conducir o leer letras que no sean de grandes dimensiones.
"La ciencia aún no ha logrado superar el blanco y negro en este terreno, pero pretendemos ir más allá y ofrecer una escala de grises para que puedan apreciar sombras y contornos", explicó Gefén.
Además de la facilidad para introducir el artilugio en el ojo, éste no dispone de batería por lo que su implantación será definitiva, y su única fuente de energía procede de unas gafas de sol especialmente diseñadas que transmiten de forma inalámbrica un láser directamente al chip y pueden recargarse por las noches.
La Bio-Retina actúa asimismo de manera armoniosa con los movimientos naturales del ojo, incluidos los del globo ocular o la dilatación de las pupilas, lo que facilitará al paciente mirar de lado a lado sin necesidad de tener que girar la cabeza.
De momento, el revolucionario invento resolverá la vida a pacientes con retinosis pigmentaria y degeneración macular asociada a la edad (AMD, por sus siglas en inglés), trastornos comunes a partir de los 60 años.
Pero los responsables de la retina biónica prevén que en el futuro se abrirá el terreno al tratamiento de enfermedades como la retinopatía diabética, o aquellas en las que el foto-receptor se atrofia y no puede funcionar otra vez debido a que no hay células que puedan traducir la luz que llega a la retina en una visión útil.
"En estas condiciones, nuestro dispositivo podría actuar como un foto-receptor artificial", advierte el directivo israelí.
 

- Los beneficiados En el mundo occidental se calcula que unos seis millones de personas sufren ceguera o escasa visión como consecuencia de enfermedades o lesiones provocadas por la degeneración de la retina.
Con todo, el dispositivo no sirve para aquellos que han nacido ciegos o sufren dolencias no relacionadas con lesiones retinales.
Para sacar adelante este sofisticado producto la empresa israelí colabora con equipos científicos e industrias en todo el mundo, con el fin de estudiar la mejor solución a determinados problemas.
El hecho de tener precedentes en otros productos ideados hace una década que ofrecían una peor visión alienta a los directivos de Nano-Retina, una sociedad conjunta de la norteamericana Zyvex Labs de Texas, y la israelí Rainbow Medical.
Gefen defiende que gracias a ellos saben que "el concepto funciona", y las agencias reguladoras lo han aprobado, por lo que confían en poder llevarlo pronto al mercado.
Se calcula que el precio para el paciente, incluida la intervención, rondará los 2.000 dólares, y los creadores obtendrán beneficios a través de las agencias aseguradoras médicas.
"Se trata de una tecnología puntera, el esfuerzo de un grupo internacional para una misión muy noble, restablecer la vista a los ciegos", concluye el responsable.


Fuente: WEB.