4 nov. 2016

¿Qué puedo hacer si tengo baja visión?

La baja visión es cualquier grado de discapacidad visual que padece una persona con una reducción importante de su visión que no puede ser corregida utilizando la refracción en gafas, lentes de contacto o tratamientos médicos, farmacológicos o quirúrgicos, lo que impide que la persona pueda realizar actividades de su vida diaria.
Se considera que un paciente tiene baja visión cuando tras la mejor corrección óptica, su agudeza visual en el mejor de los ojos es menor o igual a 0.3 o un campo visual inferior a 20º.
Esta pérdida visual la pueden provocar diferentes enfermedades que afectan al nervio óptico o a la retina, manifestándose con pérdidas en el centro o en la periferia de la visión.
 

-- Las enfermedades más comunes que provocan baja visión
-Degeneración macular asociada a la edad (
DMAE).
Se ve afectado el campo central. Los pacientes refieren que les cuesta distinguir las caras de las personas. la televisión, y que ven una mancha en el centro de la imagen.
-Retinopatía diabética.La diabetes afecta a la retina, entre otros órganos, lo que origina pérdida de Agudeza Visual.
-Glaucoma.Provoca un daño progresivo en las fibras del nervio óptico que con el tiempo el paciente refiere visión tubular.
-Retinosis Pigmentaria (RP).
Es una enfermedad genética que provoca la muerte de los fotoreceptores de la retina que son los conos y los bastones, y eso origina que no se forme correctamente la imagen. Como los primeros en verse afectados son los bastones, que están en la periferia, la visión por esa zona es la primera que se pierde.

¿Qué puedo hacer si tengo baja visión? Después de obtener un diagnóstico del oftalmólogo, consulte la posibilidad de utilizar ayudas en baja visión.
Es importante saber que le queda un resto visual que puede utilizar con las ayudas de baja visión que le pueden facilitar las tareas de su vida diaria.
Tras el diagnóstico del oftalmólogo, debe consultar con un óptico optometrista especialista en baja visión para valorar qué tipo de ayuda se ajusta mejor a sus necesidades.
Es conveniente la ayuda de un psicólogo que le acompañe durante el proceso de adaptación a la enfermedad.
Hoy en día existen muchos tipos de ayudas que pueden mejorar la calidad de vida de los pacientes de baja visión.

Ayudas ópticas para ver de lejos -Filtros selectivos: son un tipo de lentes que no dejan pasar una determinada longitud de onda y que mejoran el contraste de la imagen y protegen de la luz del sol, con lo que el paciente ve mejor.
-Lentes magnificadoras: amplían la imagen para que se pueda ver mejor.
-Telescopios: permiten ver la televisión.
-Telescopios invertidos: cuando la pérdida visual afecta al campo periférico, estas ayudas pueden ampliar en campo visual. Son útiles para la ubicación momentánea de la persona en relación a su entorno.

-- Ayudas para ver de cerca
-Lupas: hay distintos tipos: manuales, de soporte, con luz…
-Microscopios: son gafas-lupa que permiten ver a distancias cortas con un gran aumento.
-Telemicroscopios: permiten ver de cerca pero a mayor distancia que los microscopios.
 

Ayudas electrónicas Existen muchos tipos de ayudas de baja visión que han incorporado la electrónica para mejorar la vida de los pacientes.
Es muy importante en estos tipos de condición visual, la iluminación, que debe ser más intensa que en condiciones normales sin que refleje ni llegue a molestar a los ojos, y la alimentación que debe ser rica en vitaminas y minerales aportados en su gran mayoría por frutas, verduras y carbohidratos como las legumbres. Las proteínas preferiblemente deben ser aportadas de pescados azules, carnes magras evitando las carnes rojas y huevos, 3-4 veces por semana.